Jenga o Torre Infernal

Descripción:
La torre consta de 54 piezas.
Este juego es un de destreza que favorece la motricidad fina y la coordinación.

Preparación de la partida:
Estas se colocan de tres en tres de forma cruzada, hasta finalizar todas las piezas. Formando un total de 18 pisos

Como se juega:
Los jugadores deben quitar los bloques de la mitad inferior con solo los dedos, colocándolos en la parte superior. Evitando que la torre se derrumbe.

Variaciones:
También se puede jugar tirando un dado y sacando la pieza del color correspondiente.

Para acabar:
El juego termina cuando la torre se cae. Ya sea por quitar una pieza o por colocarla.

Anuncios

Mikado, o Palillos chinos

Me acabo de comprar esté juego con la idea de jugar durante el verano en la calle. Una versión más grande del Mikado original.

Descripción:
El juego consta de 41 palillos de madera con diferentes colores y valores.  En este caso el juego las varillas tienen un tamaño de 50 centímetros.
Este juego ayuda al desarrollo de la destreza, la observación, la coordinación y la motricidad fina.

Preparación de la partida:
Se cogen todas las varillas mezcladas con la mano, se posan sobre la superficie de juego, y se dejan caer.

Como se juega:
El juego consiste en retirar las varillas una a una sin mover las demás. Para eso sólo se puede usar la mano y en caso de tener alguna varilla ganada anteriormente.

El jugador pierde el turno cuando mueva una varilla que no es la que está cogiendo.

Para ganar:
Cuando se coja la última varilla se suman las puntuaciones de cada jugador. Gana él que tenga más puntos.

El Etiquetado:

Opinión:
He jugado a esté juego desde que era pequeñita. Siempre me gusto y me divertía mucho. Una de las cosas que más me ha gustado siempre de este juego es que me ayudaba a concentrarme. Realmente es difícil darte cuenta de si tus compañeros mueven los palillos o no si no miras.

Mi primer mikado venía en una caja de madera similar a las del dominó, con unos palillos de 20 cm. Maravilloso para jugar en casa con los amigos. Y cuando era pequeña la escusa perfecta para estar por el suelo.